PROSTITUCIÓN – UNA MIRADA MARXISTA

 

“EN NOMBRE DEL PADRE (MACHO), EN NOMBRE DEL HIJO (MACHO)… Y DEL ESPÍRITU SANTO (MACHO)… EL CRISTIANISMO ES, EN ESENCIA (AL IGUAL QUE LA JUDÍA Y LA MUSULMANA, UNA RELIGIÓN PROFUNDAMENTE MACHISTA…

 

Lo que el orden burgués no soporta, es ver a las prostitutas en las calles, pavoneándose libremente, ocupando espacios y lugares destinados a la “buena” gente.

 

“… qué tipo de amenaza constituye la prostituta para el orden patriarcal-capitalista” se pregunta Belén Castellanos Rodríguez [Prostitución, sexualidad y producción, 2008] y yo agregaría, para el “orden” deseado por las feminazis y sus secuaces, en alianza con los sectores más conservadores de la burguesía…

 

Prostitución, sexualidad y producción

[Belén Castellanos Rodríguez – Prostitución, sexualidad y producción… Nómadas, Revista Crítica de Ciencias Sociales y Jurídicas, 17, 2008.1]

“Respecto al asunto de por qué la prostituta ha sido encasillada en su actividad económica o forma de obtener beneficios…, es decir, reducida su imagen como mujer y persona a algo que sólo es una de sus actividades (en la medida en que otras formas de ganarse la vida no definen ni identifican por entero a la persona) y por qué ha sido rebajada, humillada, temida y desacreditada en términos generales, podría ser bastante útil averiguar qué tipo de amenaza constituye la prostituta para el orden patriarcal-capitalista.”

 

“Uno de los más específicos hechos que aparece en el mundo de la prostitución es la transparencia de la transacción. Esta transparencia puede resultar peligrosa en la medida en que supone un cierto desenmascaramiento del orden general de la jerarquía sexual, es decir, de la situación habitual de la mujer dentro del sistema. Esta transparencia parece teatralizar y poner de relieve la esencia del contrato sexual entre hombres y mujeres, contrato en el que el rol femenino es el de ofrecer sexo a cambio de otra cosa.”

 

“… la prostitución saca la sexualidad del estrecho marco del matrimonio, institución en la que se debe fluir (o hacia la que debe fluir) toda la economía libidinal para asegurar que la pulsión, la libido y el deseo no atentarán contra la economía de consumo sino que servirán a la misma.”

 

“No olvidemos que si bien se dice que “la prostitución es el trabajo más antiguo del mundo” habría que matizar que lo que es seguro es que fue el único posible para la mujer durante mucho tiempo. Por tanto no es de extrañar que las primeras estigmatizaciones de la mujer prostituta se debieran al pánico que provocaba el hecho de que las mujeres hubieran encontrado una estrategia laboral en un mundo en el que el trabajo remunerado les era totalmente negado.”

 

“La prostitución aparece como astucia de la mujer que burla e ironiza la ley sexista encontrando en su opresor, también un cliente, que revela sí su debilidad. Así la prostitución se presentó como una de las primeras posibilidades para la mujer, de salir de la economía masculina y obtener autonomía en este campo. Esto parece doblemente amenazante: la mujer que, al tiempo que gestiona fuera del orden su sexualidad, comienza también a gestionar su economía”

 

“… así como la homosexualidad representa la mayor amenaza para la instalación del hombre en la cultura sexual dominante (y por eso “maricón” es uno de los mayores insultos masculinos), la prostitución se presenta como el límite que administra la dignidad par una mujer (y por eso “puta” es lo peor que una mujer puede ser). No conviene para nada que eso que actúa como límite, que representa el abismo en la vida de una mujer y aquello en lo que nunca jamás se debe convertir, se normalice dado que entonces toda una escala de valores se tambalearía.”

 

“… la sexualidad, como todo lo que forma ya parte de nuestro mundo, no es algo natural ni meramente artificial. Lo que sí podríamos afirmar es que ha sido construida socialmente, y no sólo en cuanto a sus modos, imaginario, despliegues particulares, o dispositivos, sino que la sexualidad es en sí misma un dispositivo. No existe sexualidad en la naturaleza (si es que podemos seguir hablando de algo así en estado puro). Lo que entendemos por sexualidad es una forma en que hemos disciplinado el cuerpo; es tan sólo una de las posibles múltiples representaciones del goce. Es el goce sometido a una teleología determinada.”

 

“… el abolicionismo equipara la prostituta a una esclava. Este enfoque, además de presentar aún ciertas deudas con la teoría moral del derecho y con el prohibicionismo (aunque quiera presentarse como alternativa esencialmente diferente y aunque deslice la culpa d la prostituta al cliente, convirtiendo a la primera en una víctima que debe reintegrarse y salir de la indignidad que la rodea), también se está incurriendo en una clara falta de rigurosidad a la hora de emplear el concepto de esclavismo al proyectar el caso de la trata ilegal de personas para el comercio sexual, a la totalidad del mundo de la prostitución. Si partimos de estos supuestos estamos usando un punto de arranque  totalmente erróneo, ya que en cualquier ámbito laboral no es lo mismo la explotación ilegal que la explotación legal, y como ya sabemos, los casos de explotación ilegal se dan en miles de sectores, además de en la prostitución.”

 

“En el prohibicionismo la prostituta era una pecadora; en el reglamentarismo, era una enferma; y ahora, el abolicionismo nos la presenta como una inadaptada social, como un resto, como alguien que no ha sabido emanciparse, como una indigna y una irresponsable. Se la está infantilizando y por eso el abolicionismo tiene ese tufillo paternalista institucional que de nuevo le dice a la mujer cuándo y cómo debe programar su “emancipación” y cuál debe ser el objeto de su liberación.”

 

“… lo más reaccionario del abolicionismo es la necesaria implicación de que el sexo debe acontecer bajo determinados cauces y enmarcado en determinadas estructuras sociales para ser digno. En este caso, si se trata de sexo voluntario pero remunerado, de pronto se convierte en algo que elimina la dignidad de la mujer. De pronto el sexo remunerado es vender el propio cuerpo.”

 

“De pronto el sexo remunerado es vender el propio cuerpo. Esta afirmación nos parece aquí insultante por cuanto la sexualidad en sí queda explicada como una alienación del cuerpo y no como una forma de vivirlo; porque parece que aún hace falta insistir en que las mujeres en lucha feminista no deben permitir que se cifre nuestra dignidad como personas en base a supuestas limpiezas o impurezas sexuales: no vamos a permitir que nuestro cuerpo sea constantemente fiscalizado ni vamos a permitir que se relate nuestra historia en base a esa fiscalización.”

 

“Desde aquí volvemos a insistir en la necesidad de desmitificar la sexualidad y de dejar de valorar la dignidad de la mujer por el uso que haga de sus órganos sexuales. La prostituta no hace sino vender sus propios servicios o su fuerza de trabajo, según el caso de contratación. En ningún momento está vendiendo el instrumento de su trabajo. De lo contrario sólo podría ser prostituta una vez. Nadie compra ni el cuerpo total, ni partes, ni órganos del mismo de las prostitutas sino un servicio que habitualmente no desempeñan sólo con su cuerpo sino también con su imaginación.”

 

“… la falta de derechos sociales de la prostituta derivada de la no regularización de su actividad económica y laboral constituye una discriminación basada en sus circunstancias sociales.”

 

“Pero mientras tanto reconozcamos los derechos de las prostitutas como trabajadoras, dejemos a un lado nuestras filias clericales y abordemos su importancia en su justa medida, libres de moralina sexual. Dejemos, también, de trazar esa falsa línea que convierte la sexualidad prostituida y la sexualidad cotidiana en ámbitos tan distintos y observemos las propias miserias de nuestra sexualidad devenida, a partir de la teleología del orgasmo y de la fuerza con que se amarran las fantasías políticamente construidas, casi en masturbación asistida e intercambio de placeres fáciles, en el que pagamos orgasmo por orgasmo. Este tipo de igualitarismo no pasa de ser una actividad mercantil encubierta.”

 

Belén Castellanos Rodríguez

Profesora de Filosofía

 

mujer y cruz 664

Anuncios

Acerca de Stella D'Vita

Soy una Prostituta Travesti (Mujer Trans) de Buenos Aires (Argentina)... I m a whore shemale (Trans Woman) of Buenos Aires (Argentine).
Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s