SOY PUTA, Y QUE???

Hay personas que, a pesar de sus estudios, no aprendieron a leer. Las palabras no son solo sonidos, o grafías, son significantes, y la relación entre ellas no es casual.

Sacar de contexto una frase, tergiversar el sentido con la que fue escrita, puede ser un malentendido, pero en muchos casos, es un acto de mala fe.

Ültimamente estoy ciendo citada en algunos grupos que se autodenominan “feministas”, y en los cuales se me niega la voz, y el derecho a réplica.

Se me insulta, se me agravia, se me discrimina, y se tergiversan mis palabras y el sentido (y el contexto) en las que fueron dichas. Y todo se hace en nombre de la “libertad” y el “derecho” de las mujeres, sin contemplar que no todas las mujeres somos iguales (ni pensamos igual) y que esas “diferencias” enriquecen a la humanidad.

“Construir” un modelo “recortado” de mujer, a expensas de las grandes mayorías, y a contrapelo de los deseos de algunas minorías de la disidencia sexual, es una acto de violencia.

Me parece muy bien que haya personas a las que no les agrade la prostitución (hablando de sexo consentido a cambio de dinero), y que deseen que la misma desaparezca de la faz de la tierra, lo que combato es el terrorismo moral, la violencia (simbólica, política y represiva) para imponer esa visión, y lo hago porque considero que las personas adultas tenemos el derecho esencial de decidir sobre nuestros cuerpos y sobre nuestra sexualidad. Y eso incluye el derecho a usar el cuerpo (y el sexo) en beneficio propio, y por lo tanto, a cobrar (o pagar), por sexo.

Es cierto que muchas mujeres odian el trabajo sexual que se ven (de alguna manera) obligadas a realizar por falta de alternativas económicas más redituables, gratificantes, e interesantes para ellas, pero de allí a inferir que es la prostitución la causa de sus males, y no la pobreza y la marginalidad, la falta de oportunidades, las políticas de Estado, o la propia existencia del sistema capitalista explotador, me parece un reduccionismo (y una conclusión) carente de toda lógica.

Podrán prohibir la prostitución, condenarla, borrarla de la faz de la tierra, con políticas represivas y violentas, con terrorismo moral, con “escraches” y satanización de clientes, prostitutas y empresarios del sexo, pero todo eso no terminará con la pobreza, ni con las causas que llevan a una persona a buscar en el trabajo sexual el mejoramiento de su calidad de vida, o unos ingresos superiores a los que el resto del mercado de trabajo le ofrece.

Las políticas “abolicionistas-prohibicionistas” parten de un grave error conceptual, al pensar que la prostitución es un mal “per se”, cuando en realidad la prostitución es un instrumento (una herramienta) que utilizan muchas personas como estrategia de supervicencia, como forma de integración social, o como un trabajo (temporal, o permanente, full o part time) que les permita satisfacer mejor sus necesidades económicas, y el sostenimiento personal y de sus familias.

Eliminar la prostitución no elimina la pobreza, ni la precariedad de la vida de las personas, ni su falta de mejores oportunidades. Obligar a las Prostitutas a cambiar el trabajo sexual, por el trabajo como empleadas domésticas, cartoneras, empleadas de limpieza, obreras textiles, fileteadoras de pescado, costureras-remenderas, o cualquiera de las opciones laborales a las que pueden acceder las personas pobres sin formación profesional de mayor prestigio, y sin posiblidades de inserción en el mercado del trabajo formal de “calidad”, es una acto de violencia, de imposición de códigos morales y una afrenta al derecho de las personas adultas a decidir por si mismas sobre sus cuerpos y deseos.

Podrán descalificarme como persona, podrán agraviarme, podrán insultarme, y agredirme, podrán silenciarme y negarme el derecho a réplica, pero jamás podrán domesticar mis deseos de Justicia, ni mi lucha por el Respeto, los Derechos y la Libertad de las personas que deciden hacer del sexo un instrumento para mejorar su calidad de vida.

Una nueva “Santa” Inquisición está en marcha!!!… Con la excusa de combatir la “trata” (condenada hace siglos por las leyes del mundo), nos quieren imponer su “nueva” moral, y sus “nuevas” buenas costumbres.

No seré la cómplice silenciosa de ese “nuevo” Terrorismo moral, de esa ideología que con la excusa de “proteger” a las mujeres, terminan silenciando sus voces, y negándoles todos sus derechos, porque el derecho a disentir, a no ajustarse a los moldes establecidos (o por establecerse) es también el derecho de las mujeres a ser diferentes, a no dejarse “formatear” por la fuerza, por la violencia, ni por el odio.

No cuenten conmigo para ninguna Policía del Género, para ninguna Policía del Sexo, para ninguna Policía de la Moral y las Buenas Costumbres!!!… Demasiado Terrorismo Ideológico, Religioso, y Moral hemos sufrido a lo largo de la historia, para dejar que en nombre de nuevas “razas” superiores (o sus equivalentes epistémicos), terminemos dejando que nuevos totalitarismos nos impongan sus mandatos!!!…

STELLA D’VITA

Buenos Aires, 26 de Junio de 2014.-

SOY PUTA Y QUE 05

 

Anuncios

Acerca de Stella D'Vita

Soy una Prostituta Travesti (Mujer Trans) de Buenos Aires (Argentina)... I m a whore shemale (Trans Woman) of Buenos Aires (Argentine).
Esta entrada fue publicada en DOCUMENTOS, Feministas y Feminazis y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s